®© Reservados todos los derechos.
Jorge Drake

Painting by Boris Indrikov. Visit his gallery site here.

Mi foto

Jorge Drake

En la región menos transparente del ombligo de la Luna, México.
Este es el vertedero fetichista-narcisista de mis poesías y otras ficciones...
Ver todo mi perfil

domingo, 22 de marzo de 2009

Amnesia

Si dejara de quemarme el dia

por el vacío de tu presencia,

si no me sepultara la noche

en el insomnio de las horas,

si mi cuarto no fuera un museo

de reliquias que te rememoran,

si pudiera flotar en la superficie

sin este peso que me abisma,

si te hubiera perdonado

el compartir tu amor con otro,

si las palabras hubieran expresado

lo que de verdad sentía por dentro,

si pudiera retroceder el tiempo

y detenerlo en tu sonrisa,

no tendría la necesidad imperiosa

de improvisar la eternidad en un segundo

y detener el corazón en la amnesia.
.

lunes, 16 de marzo de 2009

Geometrías Imposibles


Geometrias Imposibles

En lo profundo de la selva amazónica,
una lepidóptera teoriza sobre el caos…
En el hospital mental de Austin Texas,
un esquizoide clama convencido ser Dios mismo…
En lo profundo y oscuro del mar abisal,
pequeños seres bioluminiscentes sobreviven,
adaptándose con luciferina y luciferasa…
En Rusia un androide ferroviario llora,
imbricando y retorciendo su lógica…
En Armenia un anciano ora tocando el doudouk,
creando un arca sónica que se enlaza a lo eterno…
En el bronx de Nueva York un heroinómano,
yace tirado en una callejuela maloliente,
lo cobija un cielo artificial de tóxico azul destellante,
pero camina sobre un lago de champaña…
En el fondo del océano Atlántico,
se congregan delfines en un templo sumergido,
entre resonancias y el eco de sus tonos puros,
intentan un dialogo imposible y anhelante,
con deidades humanas petrificadas…
En el desierto quemante de Sonora,
una serpiente con visón térmica infrarroja,
observa a un hombre sediento y moribundo,
zambullirse en el vacío del cañón, abrazando a su espejismo…
Una mujer febril bajo la luna árabe,
delira sudorosa en el hechizo de Cassandra,
desarticulando el tiempo y bebiéndose el futuro…
Máquinas sacras como vimanas,
en la nebulosa del anillo en la constelación de Lyra,
revuelven la sopa fractal y entrópica de quarks volitivos,
mientras en Sudan se ejecuta una danza derviche…
En la Tierra medrosos y santones buscan el nirvana,
para fundirse al Todo con artificios, cábalas y formulas mágicas,
al mismo tiempo un hombre simple encuentra su satori,
cuando decide ser creador y no escenario…
Imposibles geometrías del espíritu humano,
retumban como ecos de lo inexpresable y enigmático,
subliminales metáforas de lo intangible,
pululan a lo largo del universo matemático,
hundiendo sus raíces en la noche de los tiempos…
En el lado infinito de la conciencia humana,
el ojo avizor se enciende, no para observar la creación,
sino para crear y transformar la visión…
.
http://www.youtube.com/watch?v=DTVBLbQ1wBQ
.

sábado, 14 de marzo de 2009

La Niebla

La niebla

hoy,
la niebla,
viento gélido,
limites invisibles,
el coro del silencio,
la oscuridad en la mirada,
a un millón de años luz de mi,
dormir sin sueño ni sueños
el vacío monocorde
volver a la nada,
sin ti estar es
la niebla,
hoy.

jueves, 12 de marzo de 2009

Perdido en Ti



Al encontrarte, me encontré,
pero me he perdido en ti…
En tus laberintos de placer,
de sensibilidad y de belleza…

Eres crisol de mi fuego cautivo,
me atrapas entre tus espacios,
dentro de ese profundo misterio,
que hay en el álgebra de tu cuerpo…

La armonía se expresa simbiótica,
en las diferencias de nuestros cuerpos,
la sensualidad fogosa nos secuestra,
desatando nuestros limites privados…

Nuestros besos como astrolabios,
escudriñan la intimidad ardiente,
bajo la profunda noche cómplice,
y la luz difusa de nuestro cuarto…

Te adueñas de mis sentidos,
destilando de la pasión el perfume,
tu ondulante y voluptuoso movimiento,
me incita erotizado a poseerte…

Cartografío con mi lengua tus regiones,
descubriendo curvas y contrastes,
el terciopelo sutil de tu piel sensible,
enciende y electriza mi irracional deseo…

Tu cabellera juega sobre mis ingles,
tu boca reclama más sangre sobre mi falo,
mi corazón responde acelerado al comando,
exponenciando potencia y hemodinamia...

Como cien caballos cimarrones,
que se vuelcan sobre ti en estampida,
penetrando los secretos de tu cuerpo,
bebiendo el cáliz de tus sabores…

Todo tu cuerpo encendido como una pira
se arquea en espasmos y contorsiones,
en el lenguaje abstracto de los gemidos,
nuestro perfecto éxtasis sincronizamos…

Desconectados del tiempo y el espacio,
entregados sin contenernos el uno al otro,
nuestras almas y cuerpos se fusionan,
estallando como explosión de supernova…
.
.
.

Hallazgos del tiempo


Antiguos artefactos
artificios del ingenio
esquelón dentado.

Agoreros del pasado
de necrománticos velos
brotan del suelo

Reclamos del silencio
de olvidados ocasos
testigos del tiempo

Umbrales de la historia
de primigenios cielos
inmutables arcanos

Desafiadores de cronos
de invictos duelos
despiertan del sueño.
.
.
.

lunes, 9 de marzo de 2009

Camaleón Cromático


Cuando sientas la soledad,
como estrella distante que no emite luz,
puedo ser viento impetuoso,
que reviva la llama escondida bajo tu piel
ardiendo como brasa bajo las cenizas del tiempo...

Cuando sientas la tristeza,
como melancolía infinita que llega sin rostro,
puedo ser un juglar que entone cantos y melodías,
digitando las cuerdas en el diapasón oculto,
de tus primaveras dormidas...

Cuando sientas la fragilidad,
como castillo de arena al lado de un mar agitado,
puedo ser territorio firme y continente,
donde tus sueños emerjan como realidad tangible,
con la fuerza y convicción de un rayo...

Cuando sientas la oscuridad,
como manto nocturno que cae sobre ti confundiendo tus pasos,
puedo ser el astrolabio que escudriñe tu destino,
en la bóveda celeste de tus noches,
en las estrellas e ilusiones olvidadas...

Cuando sientas la pasión,
como frío que cristaliza el fuego que claudica,
puedo ser una galaxia pura y violenta,
que te arrastre en el vértigo de su coriolis,
con ardientes besos y caricias...

Cuando sientas el amor,
como paraíso lejano y perdido,
puedo ser lo que tu quieras, lo que necesitas,
con este corazón de camaleón que se transforma,
en la alquimia del amor, que por ti arde...
.
.
.

sábado, 7 de marzo de 2009

Números imaginarios



Unos y ceros, ceros y unos
fracteo de firmamentos que algunos creen irreales
números imaginarios, que alguien imagina
que condensan la esencia de la materia que se aduna.

En la alfombra negra del espacio que no es espacio
sino contexto de interferencias y resonancias
se despliega la secuencia del juego que todos juegan
sin manual del usuario, desconociendo las reglas.

Caracoles de fuego que esparcen entropía y cálculo
donde los físicos se pierden entre magnitudes y vértigo
descifrando el misterio que fanfarrian los dioses.
dentro del arca esquiva de lo intangible y vacuo.

Los mortales no entienden de lo inmortal el sentido
del guerrero que juega tras el avatar recluido
formulado gambitos en la fragua de realidades
representando dramas, sátiras y comedias fractales.

La vida es un juego de preparación subjetiva
el fragor necesario para desarrollar en el alma el dominio
de habilidades mentales, emocionales y adaptativas
conquistando la llave del acceso al siguiente paso.

Donde los sueños y voluntades son creación inmediata
la dimensión del espíritu es el lugar que aguarda
hiper-espacio sin limites, la creación perpetua
en la conciencia infinita de todas las posibilidades.

En el juego que todos juegan, puedes ser lo que quieras
un inmortal dios milenario o un mequetrefe cualquiera.

¡ Solo juega ¡ ¡ pero juega con el corazón encendido ¡
.
.
.

Bomba de huesos



Su andar es cauteloso y frágil,
ominosa y esquiva su mirada,
vientos de odio ondean su cabellera,
sudor frío en pleno sol ardiente.

En ella anidan todos los dolores,
la injusticia con su raza y su miseria,
entre pólvora y el polvo del desierto,
erosionan su razón y su esperanza.

La memoria poblada de sus muertos,
de sueños y cuerpos mutilados,
se desliza como sombra cautelosa,
arrastrando su cuerpo y su pasado.

En su vientre se aloja sórdido secreto,
como artificio presagiante del ocaso,
recorre túneles, corredores y pasadizos,
entre el bullicio citadino y sus afanes.

Con perfecto disfraz y algunos shekels,
entre comensales marcados de infortunio,
en el misadot sacia su ultima sed y hambre,
devorando también su tiempo y su futuro.

Inminente cae el ultimo grano de su destino,
en el reloj de arena de sus lunas palestinas,
con mirada enrojecida de odio y sangre,
grita su arenga y se inmola estallándose.

Bomba de huesos que desarticula el espacio,
proyectando esquirlas óseas y fuego ardiente,
el caos centrífugo se esparce en un segundo,
arrasando indolente con destrucción y muerte.

Encrucijada histórica de inmemorial diáspora,
atrapados en la ambigüedad de reclamos justos,
los laberintos de la razón encuentran siempre,
la justificación exacta para perpetuar la guerra.

Y el mar rojo, siempre se torna más rojo…
.
.
.

Dos Soles en el firmamento



En el espejo del silencio,
donde las sombras no se reflejan,
huyo de mi y de mis ojos,
acallando ecos estratificados
de memorias implantadas
en codificados genes
y memes evolucionarios.

La conciencia se desnuda de ropajes,
percibiendo con los ojos de lo observado,
bajo el cielo obstinado del universo,
desplegando renacimientos y ocasos en coda,
se revela el entramado impetuoso,
del contexto que da forma a la forma.

Los arquetipos inmanifiestos,
como centros atractores,
derivan el tiempo en deltas matemáticos,
secuenciando la totalidad en eventos,
generando el espacio y la historia.

En el libro supremo de los esquemas,
donde beben los profetas y visionarios,
fluyen imágenes del pasado y el futuro,
en el abrazo inevitable, de alfa y omega.

Las nubes de Oort se excitan temerosas,
en los bordes distantes de la heliósfera,
un antiquísimo viajero retorna,
emisario de destrucción y de caos.

Rayos gamma por doquier.
El sistema solar se alinea,
a la eclíptica de la espiral barrada,
mientras su galaxia Sagitario,
es devorada por la Vía Láctea.
Orión marca el momento,
del fin de un ciclo mayor,
Dos soles en el firmamento.
Una nueva hoguera se enciende.
Júpiter abre un portal de escape,
hacia las regiones del hiper espacio.

Cónclave de razas y civilizaciones,
observan el momento clave,
la tierra llora su suerte triste y cíclica,
mientras sorprendida observa
una intensa hiperactividad,
a lo largo y a lo ancho,
de su bóveda celeste.
.
.
.

Tres aves en el umbral de la muerte




Aferradas a un cable de alta tensión,
en el ritual de pasaje de las aves que deciden su propio fin,
tres aves en el umbral de la muerte,
clavan su mirada perdida en el horizonte con desolación.
En ellas no queda más, que la espera del relámpago final,
el arco voltaico que termine por fin con sus días,
ahora llenos de vacío, dolor y frustración.

Bajo el cielo gris metálico de borrasca ensombrecido,
se escucha el triálogo fúnebre de sus últimos cantos.

El Halcón.
“Viví mis días enteros entregado con deseo y pasión,
me cubrí con la capa invisible del insomnio nocturno,
entregado al placer febril como kamikaze me arrojé,
sobre el fuego ardiente de su auto combustión de mujer,
disfrute de los sentidos la textura y fragancia de su ser,
cartografié con las alas del deseo toda su piel
y penetré obsesivo sus húmedos secretos hasta que me agoté.
Pero ella no estaba ahí…
Solo un abismo profundo y frío que hirió de muerte a mi pasión dolida”


La Astrapia
“Desplegué mis largas alas de ilusión multicolor
y recorría horizontes lejanos de promesas y quimeras.
Sobre territorios de ensoñación y fantasía me remontaba,
con vuelo grácil que a sus ojos tristes motivarla intentaban.
Tejía urdimbres de cantos, imágenes y magia,
de cielos sutiles abonados con esperanza…
Pero ella no veía…
Su mirada perdida en si misma, hirió de muerte mi ilusión creadora”

El Quetzal
“Sobre el paraíso de bosques fértiles de esplendor y de belleza,
ofrecí mi canto pleno de sonoridades y variantes.
Con las alas de mi amor para ella yo construía,
la prometida tierra llena de fragancias y datura.
Reinvente la sinfonía de la tierra y la natura
y un coro de ángeles y devas me seguían…
Pero ella no escuchaba…
Ensordecida por la estridencia interior de su pasado oscuro,
Ignoró el sonido armónico que se ha perdido en el vacío.”


El ave Fénix ya no puede resurgir de nuevo,
la pasión, la gracia y el fuego se han marchado,
se han retirado a morir sin esperanza, sin anhelos,
renunciando a la simbiosis que animaban,
el corazón inmortal que ahora muere,
infectado de tu ausencia y de la nada.
.
.
.

El oráculo estelar








En mis noches de desierto,
de escarpados riscos,
de vientos murmurantes,
de lunas sigilosas.

Se despliega en caravana,
la procesión de estrellas,
el aullido de mis sombras,
el lamento del silencio.

Enfrentado contra el cielo,
mi mirada como sonda,
cuestionaba mis dilemas
al oráculo celeste.

El enigma de la noche,
cual reciprocante espejo.
activaba mis neuronas
en sinápticos destellos.

Despertando las memorias
de fantasmas de lo eterno,
hibridando una respuesta
retumbó una voz sin tiempo.

"La respuestas en el cielo,
ahí están para el que observa,
solo hay que saber formular,
las preguntas correctas."
.
.
.

Encuentro crepuscular




En el momento crepuscular,
del ocaso de mis noches,
y el amanecer de tus días…
se formula nuestro encuentro,
en la fragua metafórica de dos espacios,
dos territorios interiores que convergen
y colapsan el tiempo en el hechizo,
dos corazones solitarios que se encuentran
en el meridiano perfecto del deseo.

Te adivino y te percibo desde lejos
en el lugar común de los tránsfugas de lo ordinario,
de los Prometeos que retornan del fragor de lo adverso.
hierofantes de misterios ancestrales,
caminantes de senderos sin retorno,
de bifurcaciones que flagelan voluntades,
de convicciones que templan el espíritu.

Ahí donde terminan los sueños de opio de la razón,
inicia el camino a la libertad sin prisa, sin agenda,
el alma se mueve como sutil viraje de cardumen
en el lago cristalino del templo de los ojos.

Ahí te espero y me esperas,
mis continentes retienen tu mar profundo y vasto,
y reclamo las caricias y secretos de tu piel,
los deseos mas privados de tu cuerpo.

Escucharé tus noches de silencio,
las historias sin fin de tu memoria,
y trenzaremos nuestros sueños con pasión
reescribiendo el verso primo del libro de Taliesin.
.
.
.

Olvido



Ahora,
que nuestro camino
se volvio plural y silencio,
adagio de lo imposible,
historia sin futuro, sin epílogo,
me pides que te olvide,
que convierta mi amor
en sombra de la nada,
en fiebre ignorada,
en lagrimas de hielo,
que inaugure la ausencia,
la sed de la memoria,
la presencia del vacío,
la ceguera de mi mirada,
la negación de lo vivido.

¿Como olvidarte
si en mi oscuridad
llenas de ojos la noche,
y cada estrella me observa
reconstruyendo tu mirada?
¿Como olvidarme de ti,
si el sonido de tu voz,
secuestraba el silencio,
y lo tejía de rapsodias?
¿Como olvidarme de tu piel
Si en el abrazo desnudo
perdía su identidad etérea
y se fundía con la mía?
¿Como olvidarme de tu olor
si despertabas mis memorias,
las mas sutiles y escondidas,
que olían a bosque húmedo,
a tarde de abril, a poema de amor
a fruto prohibido?

¿Puedo acaso engañarme,
pensar que fue un sueño,
enterrarlo en el inconciente,
volverlo un símbolo dormido?
Tal vez fue tan solo un espejismo,
una alucinación del corazón,
un desvarío de la mente,
un eclipse del dolor,
una flor en el desierto.

Tal vez… Tal vez…
.
.
.

La mujer flotante



Te amé en el reflejo de tus sombras,
en los ecos destilados de mi canto,
y teñí en mis sueños con la niebla,
la esperanza de un futuro obnubilado.

Me perdí en el vitral inerte y policromo,
de tus ojos de tragedia inconcebible,
de dolores milenarios adheridos,
tatuados en tu alma sin olvido.

Quise ser el corazón que despertara,
la pesadilla oblicua entre tu sueño y la vigilia.
Te vi. flotante en el lago de la muerte,
tus cabellos estallados en el agua.

Bese tus labios de profundo carmesí,
y acaricié tus brazos con heridas cuneiformes,
te vestía indolente el manto de la noche,
las estrellas, la luna y el misterio.

Cerré tus ojos que llameaban infinito,
el silencio me cubrió con su nostalgia,
en el profundo estupor de lo irremediable,
un grito ahogado congelaba mis lamentos.

Llegué muy tarde a comprender el crucigrama
de un corazón de crisálida atrapada,
entre las capas duras del infierno,
de un gran amor herido por el duelo.

Que maldición tan terrible me ha atrapado,
en un amor que perpetua el desconsuelo,
en la ironía interminable de la vida,
mi corazón condenado al mismo infierno.

.

.

.

viernes, 6 de marzo de 2009

August Rush - City Symphony



Excellent image and sound editing, when August arrive to N.Y. and "feel" the music in city life sounds...

Excelente edición de imagen y sonido, cuando August llega a N.Y. y "siente" la música en los sonidos de la vida citadina...

Stalker - Tarkovsky railroad sequence



Amazing music of Eduard Artemiev, entering "the zone" from the Tarkovsky film Stalker...

Sorprendente musica de Eduard Artemiev, entrando a "la Zona" del Film Stalker de Tarkovsky...

Poesía antípoda: etnoziroh ed roma


etnoziroh ed roma
aletse ut a osap nerba
saucilbo saigetartse

ajorrarfni anretnil
erepse ed soña sol
ograma zilác le

elbmasne otcefrep
oledom etnadrocnoc
atcefrep airtemisa

etnoibmis ed nózaroc
sereihda em et res im a
azelleb acitétsea



etnoziroh ed roma


amor de horizonte



aestética belleza
a mi ser te me adhieres
corazón de simbionte.

asimetría perfecta
concordante modelo
perfecto ensamble

el cáliz amargo
los años de espera
linterna infrarroja

estrategias oblicuas
abren paso a tu estela
amor de horizonte

miércoles, 4 de marzo de 2009

El carrusel encantado


Gira y gira perenne
el carrusel encantado
de inercia obsesiva
de utopías clonadas

La música estridente
sátira de la alegría
esconde tu maquinaria
de alevoso dinamo

Arcaica manufactura
que ciclas los sueños
en la hégira inútil
de tu fuerza centrípeta

Arriba y abajo
corceles petrificados
en juego gravitatorio
arrullan tu mente

El sistema no cambia
tan solo muda su fachada
renovadas melodías ocultan
su anacrónica maquinaria...
.
.

Eclipse de luna


Como explicar lo inexplicable,
el dulce misterio de lo intangible,
la sinrazón de un sentimiento,
que brota libre sin un recato.

Como defender lo indefendible,
blandir la espada contra mi mismo,
aniquilar un corazón que por ti late,
que te esperó paciente toda la vida.

Como negar lo innegable,
si el amor me brota por todos lados,
como una hoguera que se alimenta,
de cielos nuevos y de belleza.

Como eludir lo ineludible,
la convicción que desde adentro aflora,
un torbellino que todo arrastra,
una pasion que no tiene mengua.

Como nombrar lo innombrable,
si decir te amo no es suficiente,
si las palabras se quedan cortas
y pronunciarlas es un dilema.

Como decir lo indecible,
que te pertenezco y me perteneces,
que no hay nada mio que no sea tuyo,
ni sueños buenos que no te incluyan,

Como aplazar lo inaplazable,
un corazón que desespera,
que se consume a fuego lento,
por demostrate cuanto te ama.

Como olvidar lo inolvidable,
el cielo abierto que hay en tus ojos,
el rubor rosado de tus mejillas,
la soledad interior que arde en llamas.

Como codificar lo incodificable,
y decifrar lo que ya es cristalino,
imaginar que tu no existes,
y que nunca fuimos uno.

Como eclipsar un sol radiante,
pretender encerrarlo con un puño,
podrían acaso ellos nublar tu luna,
con la espesa niebla de su negrura?

.

Esquizoide

Esquizoide

Esto no es real... no puede ser real... El mundo se ha llenado de estructura: días, horas, minutos, segundos, meridianos, latitudes, estratos, magnitudes, distancias, gravedades, naciones, ideologías, sistemas, comienzos/finales, interior/exterior, sujeto/objeto, real/imaginario, amor/odio, adentro/afuera, escotomizar, dividir, partir...

¡bull shit!

¡renuncio!

Lo único real para mi es lo que imagina mi mente y el mundo ha creado una telaraña laberíntica, limites invisibles de ilusión cartesiana, atrapados en la prisión de la dualidad, líneas fronterizas que no son naturales, convencionalismos que crean la apariencia de lo real... linderos que rompen el flujo continuo de la energía, que no reconoce barreras, ni tiempo fraccionado... solo fluye hacia donde encuentra espacios abiertos...

Si, se que estoy enfermando, mi mente esta perdiendo los limites, mi espíritu se esta liberando... Se que estoy saltando al vacío, transgrediendo las demarcaciones... bordeando la periferia de la razón... escapando de esta pesadilla...

Estoy enloqueciendo... La libertad me tiende su mano cálida, el viento me invita a volar, los pájaros cantan para mi, la naturaleza me abraza con su belleza, los ríos me susurran secretos, el sol me traspasa, las estrellas me hablan sin voces y me cuentan historias de universos y dimensiones insospechados, de paraísos no explorados, de colores desconocidos, de territorios por imaginar, de inmortalidad y transformación....

Mis pasos caminan sin prisa... sin rumbo, sin agenda... el tiempo se desarticula...

.
.

El caminante en el desierto



El caminante en el desierto

Lo perseguía un coro de ruinas y fantasmas; sus creencias derruidas, sus ídolos caídos,
la eternidad convertida en burda fantasía, los falsos dioses inmortales extintos en su propia utopía.
La memoria devoraba la mente del caminante, como un eco persistente y obsesivo,
hería su presente y su futuro, con los garfios afilados del pasado.

Cansado de todo y de todos, el caminante se internó en el desierto,
seguía tan solo sus automáticos pasos, sin atreverse a ponerle fin a sus días.
Así caminó por días, que después se convirtieron en semanas... y años.
Solo caminaba y caminaba sin esperar llegar a ningún lugar...

Cuantos sueños de lo excelso vendidos, cuantos juegos de la mente interpretados.
Repetir la hipocresía del ego hasta la náusea, hasta que el alma se llena de cansancio.
Cuando sentir es solo dolor que aniquila, y el corazón se seca como los huesos,
siempre aparece el último estertor del misterio, y la vida se desnuda en su naturaleza.

Un día ya casi delirando, sin detener su pesado y monótono paso,
con el sol de medio día en el rostro y una sed infinita en el alma,
alzó su cabeza hacia el cielo cuestionándole:

-¿¡Hasta cuando!?

-¿Quién eres?
Le pregunta el silencio que parpadeaba en el desierto.

-Soy solo inercia.
-¿Inercia inútil?
Murmuraba el río cercano mientras corría sin parar.

-He perdido mi rumbo.
-¿Y a donde quieres ir?
Le susurraba el viento caprichoso.

-Creo que ya no me queda nada por hacer.
-Pero aún estás vivo.
Le aclaraba la roca cercana esculpida por los siglos.

-Mis sueños se han detenido.
-¿De que sueños hablas?
Le preguntó la montaña escarpada.

-Nada es como debiera.
-¿Estas seguro de eso?
Le increpaba la serpiente mientras se arrastraba.

-Nada es real, solo el dolor.
-¿Y que es para ti el dolor?
Le preguntó la arena del desierto golpeando su cara.

-A veces es no sentir nada, ni importarle a nadie.
- ¿Acaso crees que el universo se mueve porque le importa a alguien?
Le dice el Sol mientras calcinaba el suelo que pisaba y su cara.

-Ya. Creo que empiezo a entender...
-¿De que te sirve tu astucia si se vuelca contra ti mismo?
Le cuestionó el coyote, clavándole la mirada.

-Siento que algo crucial me falta.
¿Crees que podría yo volar si no confiara en mis alas?
Le interroga el águila sobrevolando por su cabeza.

El caminante, pensativo, guardó silencio.
Fue disminuyendo su paso hasta detenerse.
La sombra de una nube lo cubrió y comenzó a llover encima de él.
Sorprendido extendió sus brazos, y extático sentía la abundante lluvia.
Era como si el aguacero fuese el llanto acumulado de sus propios ojos.
Emocionado cayó de rodillas. Se sintió abrazado por su entorno.
Volteó buscando a sus amigos del desierto, pero ya no estaban.
La lluvia cesó luego de una hora. Ahora todo parecía en calma.
Volteó hacia abajo y se vio a si mismo reflejado en el agua anegada.
Su imagen sonrió en el espejo líquido y le dijo:

-¿Preguntabas hasta cuando? ¡Éste es el momento!

El caminante del desierto se levantó decidido,
comprendió que había encontrado su propia voz
y con una convicción no antes sentida, dijo en voz alta:
-¡La inercia se acabó. Ahora sé hacia donde quiero ir!

Y con paso firme, se retiró de su propio desierto…

.

.
Music: Thy Veils live at Mike's Earshot

Morir mil veces

Arte: Caleb O´Connor


He muerto en la soledad fría
cuando penetra y hiere hasta los huesos
He muerto con la noche cada día
cuando mis ojos se cierran abandonadose al misterio
He muerto en el silencio
cuando la verdad quema aprisionada en la garganta
He muerto en el desamor
que pulveriza la sangre y los latidos
He muerto en la impotencia
cuando la injusticia se ensaña con los niños
He muerto en la crueldad del mundo
bajo la mirada indolente de dioses apáticos
He muerto en el dolor
que traspasa la piel y rasga el alma
He muerto en la desesperanza
cuando la realidad ha pisoteado mis mejores sueños
He muerto con el tiempo
que lacera mi cuerpo y mis sentidos
He muerto en mi organismo
en la constante impermanencia de mis células
He muerto con mi gente
cuando se marchan dejando su vacío
Me preguntas Muerte si te temo
cuando ya he muerto poco a poco una y mil veces
¿Es que acaso no ves claramente?
Sobre tu reino he arado mi camino
y así seguiré
sembrando vida en tus dominios...


.
Música: Djivan Gasparyan - Eshkhemed
.


.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores