®© Reservados todos los derechos.
Jorge Drake

Painting by Boris Indrikov. Visit his gallery site here.

Mi foto

Jorge Drake

En la región menos transparente del ombligo de la Luna, México.
Este es el vertedero fetichista-narcisista de mis poesías y otras ficciones...
Ver todo mi perfil

viernes, 4 de junio de 2010

El meridiano del vacío.



El Meridiano del vacío

Cuan larga es sin ti la curva de la noche
en el meridiano del vacío,
se dibuja el mapa de la ausencia
como un limbo de nostalgias
que se dispersan como niebla,
las pupilas se dilatan
pero la ceguera aumenta.

Se que ya no estás,
me lo grita constante el silencio,
tu mirada no me toca,
tu piel ya no me sueña.

Mi amor se fragmenta
sin pulso, sin respuesta,
como inacabado rompecabezas,
que va disolviendo sus piezas
con cada hora que pasa,
Las palabras se pronuncian
pero se eclipsan sin significado.

Es un crudo despertar que asfixia,
rodeado de humo y cenizas,
donde nada fue lo que esperaba,
y lo que esperaba se ha vuelto nada,
los sueños se derriten lentamente
como esculturas de cera,
inmersas en el incendio
de mi amor que se quema.








3 comentarios:

isabel maria dijo...

As palavras bem encontradas que me enfeitiçaram e me prenderam ao poema de amor-ausente.
Simplesmente BELO.

Lara dijo...

Tu poesía casi nunca es evidente. Pero la evidencia para mi, es entenderte lo que yo quiera. Como hago cada día cuando reinvento momentos para libarlos, sentirlos…vivirlos. Y así darle su afán a un nuevo día, sin que el día me pueda.
Alguna vez sentí la necesidad de arropar mi nostalgia con la que otros sentían. O la risa, con la que otros reían. Desnudar la felicidad con la que otros se vestían…Pero nunca conseguí hacerlas mías…No se puede ser otro aunque te leas en cada verso del poeta o en cada palabra cincelada a golpe de prosa. Pero me dio por interpretarlas, de aplicármelas como esas canciones en las que pareciera se dibujan nuestras vidas, para acabar comprendiendo que somos el reflejo de demasiadas vidas repetidas y que repetido es el amor y el odio, la ilusión y la desesperanza…La llegada y la huída…
Ahora solo las dejo entrar en mí para que, si encuentran un hueco, se acomoden y, si lo necesitan, salgan alguna vez a mi encuentro y se hagan de nuevo en mí, aunque su historia no me pertenezca

Y así, voy guardando tus poesías en el rincón de las demás poesías de los poetas que viven conmigo.

Siempre es un placer leerte.

Jorge Drake dijo...

Gracias Isabel por tus palabras.

Lara, alguien decía que todo deseo reprimido es un veneno. Encontrar las palabras que describen una emoción anquilosada a veces tiene un efecto de catársis que exorcisa, que rompe el grillete que las tiene prisioneras en algun rincón del corazón o la mente, ignoradas por dolorosas o por inmanejables. En ese sentido creo que la poesía ajena cuando empatizamos con ella, nos vuelve como cajas resonantes. En esta poesía no doy ninguna prescripción, simplemente es el reconocimiento de una sensación arequetípica por la que muchos humanos pasamos cuando dejamos brotar el amor, y después vemos que no hay nada o que se ha ido. No solo la materia ocupa espacio, tambien los sentimientos en una forma intangible. Sacarlos a pasear a veces hace revivirlos, pero también liberarlos. Sobre todo cuando ya ha pasado tiempo y tenemos las energías o un cambio de mentalidad que nos permita asimilarlas de una buena vez.

Un abrazo cariñoso y un beso. Gracias por pasar por aquí a ambas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores