®© Reservados todos los derechos.
Jorge Drake

Painting by Boris Indrikov. Visit his gallery site here.

Mi foto

Jorge Drake

En la región menos transparente del ombligo de la Luna, México.
Este es el vertedero fetichista-narcisista de mis poesías y otras ficciones...
Ver todo mi perfil

lunes, 6 de junio de 2011

El Beso.



El Beso.

Uno realmente nunca regresa de la guerra.
Nuestro mundo habitual se transforma sin remedio.
Ahora, todo luce distante... irreal. Nada se ve ni se siente como antes,
hay demasiada sangre en la mirada, excesiva muerte corre por las venas.
Mi llave ya no funka. He tenido que pedir permiso para entrar en "nuestro" apartamento.
La portera me ha preguntado que si soy familiar de la "joven" o del "señor".
Al menos accedió a abrirme la puerta porque le parecí "conocido".
He tomado una cerveza de la heladera. Es una marca extraña pero sabe bien.
Busco en vano en los cajones de nuestro cuarto algo indefinido.
Trato de encontrar algún vestigio que me conecte con el pasado... pero nada queda.
Sobre el tocador hay nuevas fotos que hablan de una felicidad que me es ajena.
En mi estudio, ya no cuelga del muro mi guitarra Fender Stratocaster.
Tampoco está mi piano eléctrico. Me he vuelto extranjero en mi propia casa.
Empiezo a dudar si alguna vez viví aqui o solo fue un sueño.
Creo que es hora de marcharme... he "ganado" la guerra, pero he perdido mi lugar.
Pensaba dejarle una nota, pero he desistido.
Los "fantasmas" no podemos escribir, no debemos.
En el pasillo de salida, —en el librero lateral—,
hay una pequeña caja de música que me es familiar.
Curiosamente al abrirla, he encontrado escondido un viejo beso sin usar;
un regalo del tiempo, deshidratado, camuflado en unas notas musicales...
Pero que increiblemente... ¡Aún funciona!..



Música: Robin Guthrie & Harold Budd - How Close Your Soul

4 comentarios:

Lara dijo...

Creo que así debe ser la realidad que nos deja de la muerte que supone la guerra, porque aunque se vuelva vivo de ella, la vida ya no será igual. Todo cambia; el aspecto, la mirada, los actos. Sí, quizá se vuelva vivo, pero convertido en un "fantasma" que siempre estará vagando por el recuerdo del horror, y quizá un beso, sólo un beso, consiga devolver algo de lo perdido.

Me ha gustado especialmente este beso.
Un idem.

Mimí- Ana Rico dijo...

Un fantasma es el que vive ahora en nuestra imaginación.
Saludos, Jorge.

Narci dijo...

Un beso siempre funciona, y más y mejor aún si está sin usar.

Besos (no usados)

Jorge Drake dijo...

Gracias Lara Mimí y Narci, por pasar y comentar.

Un beso puede resucitar un muerto. Si no pregúntenle a Caperucita Roja... ah no, creo que me equivoqué de cuento... o de muerto... :))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores